Empresas familiares quieren menos fiscalidad para ser sostenibles

Las empresas familiares coincidieron en reclamar una menor fiscalidad y “velar por el bienestar y la salud de nuestras empresas, para que a largo plazo sean sostenibles”.

Responsables de distintas empresas familiares como la de joyas catalana Tous, del Grupo Antolín y de Delaviuda en el marco del XX Congreso Nacional de la Empresa Familiar organizado por el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) se expresaron así en la ciudad de Toledo.

Rosa Tous, afirmó que se debería “velar por el bienestar y la salud de nuestras empresas, para que a la larga sean sostenibles”.

“Nadie está diciendo que no queremos contribuir, por nada del mundo, es todo lo contrario”, aclaró, pero precisó que se trata de que los impuestos no sean “duros” en las cuentas de resultados.

Manuel López Donaire consejero delegado de Delaviuda, afirmó que “el trabajo está muy gravado, las cotizaciones a la Seguridad Social son excesivas” en comparación con el entorno europeo.

“Esto hace que nuestras empresas sean menos competitivas”, lamentó para explicar que las compañías no solo compiten en diferenciación sino también en costes.

“Yo soy más defensor de impuestos como el IVA” pero no de aquellos que “formen parte de la cuenta de resultados de las empresas”, señaló.

Desde el Grupo Antolín, su vicepresidenta, María Helena Antolín, afirmó que las empresas familiares “contribuimos mucho” y cuando reclaman menor fiscalidad lo hacen en el sentido de “buscar más uniformidad” en los tributos, sobre todo, con el entorno europeo, y “no esas disparidades” que existen actualmente.